Con una pegajosa rima al ritmo de rap, la música se convirtió en el medio para llevar un importante mensaje a la comunidad: el trabajo infantil vulnera los derechos de los niños, niñas y adolescentes...

 

 y los aleja de la educación y de un futuro próspero.